Yenniffer Morales

¿Quién soy? Una mujer joven afrodescendiente, hija de Marisol Borja Mosquera, mujer negra del pacifico colombiano, de Itsmina Chocó. Soy la menor de 7 hermanos, comunicadora social – periodista, nacida en Villavicencio Meta (Colombia) el 20 de noviembre de 1998. Soñadora, apasionada y muy amigable y empática con las personas a su alrededor.

Amo conocer las diferentes historias que las personas llevan en lo corrido de sus vidas, entreno Capoeira hace 12 años, tocó el Barimbau (el instrumento principal de la Capoera), el atabaque (otro instrumento de origen africano de la Capoeira). Lo adquirí porque mis hermanas lo entrenaron y yo las acompañaba, desde ahí me gustó y en la actualidad aún lo entreno. Fui atleta a mis 13 años, corría 400 metros planos, 800 metros planos en marcha y saltaba vallas. He representado nacionalmente a Villavicencio en ambos deportes, tanto Capoeira como en atletismo, trayendo medallas de primero y segundo puesto.

Mi madre, Marisol Borja Mosquera, es la mujer que más admiro en la vida. Francia Márquez, mujer negra, líder ambiental, feminista y actual pre candidata a la presidencia de Colombia por el Pacto Histórico. Tuve la oportunidad de hablar con ella y estar en un evento en tarima con ella el pasado 20 de febrero 2022 cuando vino a Villavicencio. Michelle Obama, mujer fuerte Afroamerica, esposa del ex presidente de los Estado Unidos de América, la admiro por su labor por mujer que reivindica los derechos las mujeres y de los afroamericanos, el trabajo como madre, esposa, amiga que ha demostrado en lo corrido de su vida es de admirar y resaltar. No la he visto personalmente aún. Ilia Calderón mujer afrodescendiente, nacida en el Chocó, periodista actualmente para una cadena televisiva en Estados Unidos, combatió el racismo desde el periodismo Americano, vivó las violencias raciales en una sociedad conservadora y capitalista, escritora del libro Es Mi Turno. Sigo sus obras, pero aún no he podido conocerla personalmente.

Actualmente estoy haciendo una maestría en Educación porque soy creyente que para generar cambios, debemos hacerlo desde la educación. Cuestionarnos esos modelos educativos y contribuir a una vida social diferente en el que todas y todos podemos aportar a la transformación. Soy la coordinadora de los programas afro del municipio de Villavicencio, es importante pensarnos en replantear la historia que nos han contado, dándole participación a la comunidad afrodescendiente que ha luchado por años y lo ha dado todo en un país como el nuestro (Colombia), debe pensarse en estrategias en las que se le de garantía realmente a la implementación de la Cátedra de estudios Afrocolombianos.

Mi rol en la sociedad ha sido empoderar a las mujeres afrodescendientes de Villavicencio, darles herramientas para que se acepten tal cual como son. Hacer talleres con ellas, encuentro de intercambio de experiencias. Combatir las diferentes violencias que sufren las mujeres afro, revindicar el rol que la mujer afro tiene en la sociedad, eliminando estigmas y estereotipos que finalmente terminan agrediendo a las mujeres.

Yennifer, desde tu perspectiva y, teniendo en cuenta que el actual Gobierno de Colombia incumple abiertamente el acuerdo de paz, ¿qué mecanismos le quedan a la población civil para retomar el progreso del país?; y si las vías democráticas como las elecciones, se agotan, los medios de comunicación y líderes de oposición están siendo perseguidos por el aparato estatal, ¿debe la población fungir como espectadora pasiva de su esclavitud?, ¿Qué mecanismos pueden y deben ejercer la ciudadanía y los movimientos sociales para reconstruir el tejido social que la guerra y sus interesados han destruido?

En Colombia y en el mundo entero estamos una constante lucha por defender la vida, los derechos y la dignidad de todo un pueblo llamado Colombia. Esa lucha no empezó ahorita, ni terminará, es una de hace muchas décadas atrás, como logro desde el 1920 cuando la mujer adquirió el voto de elección popular, desde ahí movimiento, colectivos feministas han venido luchando por una causa justa y es la participación femenina en los espacios de toma de decisiones políticas, hemos abierta puertas, hemos dado rumba diferente a la historia de Colombia pero, todo lo anterior se logra con unión social. El estallido social en Colombia del pasado 28 de abril del 2021, demostró que un pueblo unido puede generar cambios grandes, los mecanismos para erradicar la esclavitud es unión social, son propuestas diferentes en la política, es que el pueblo colombiano deje de pensar con el estómago y empecemos a pensar en una proyección de futuro país. En los malos gobiernos no se refleja la mala administración de solamente 4 años de su gestión, sino que cada gobernante de turno va haciendo que las brechas e inequidades sean cada vez más grandes.

Los movimientos sociales, las redes de jóvenes, los colectivos, las organizaciones deben fortalecer su estructura organizativa, debemos apoyar estos surgimientos de nuevos liderazgos.

Una nación en paz, con progreso social e institucional, educación, salud y servicios básicos de calidad, puede enfocarse en los temas ambientales. Un país como Colombia, sumido en pobreza, inequidad, violencia y corrupción extremos, ¿realmente puede proteger las zonas de páramo, la selva amazónica y los ecosistemas frágiles?, como comunicadora social y periodista, ¿qué mensaje envías a la comunidad internacional frente a estos temas de interés mundial, siendo conscientes de que el gobierno actual y su bancada permiten, por omisión, la proliferación de actividades ilegales en dichos territorios y que no propende el debido cuidado a los líderes ambientales, ni al territorio, teniendo en cuenta que el Acuerdo de Escazú en su Artículo 3 establece los principios de soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales, pero además, es la principal herramienta de los activistas ambientales para su protección?

El mensaje es claro, frente a la inconciencia ambiental y la falta de interés de los gobiernos por estos temas, pero más de la ciudadanía en general, hoy les digo realmente los colectivos ambientales que existen en nuestro país han hecho una tarea muy importante, son esos mismos colectivos los que debemos rodear, debemos presentar propuestas claras y concisas a los gobiernos de turnos para que apoyen y respalden esas iniciativas. Elegir bien a quienes nos van a representar, la participación en la urna es fundamental, salir a votar es importante para que Colombia coja otro rumbo.

Colombia es, tristemente, una sociedad machista, misógina, homófoba y racista. Por fortuna, con el paso de las generaciones van permeando la razón y la lógica: todos somos seres humanos y nos debemos respeto, tolerancia y accesibilidad. ¿Cuáles consideras que son los actores disruptivos de este cambio de paradigmas? Es decir, ¿cuáles son esos sectores que impiden la Dignidad Humana como derecho fundamental en Colombia y qué mensaje quieres entregar para ellos?

Los sectores que impiden la “dignidad humana”, somos nosotros mismos, el cambio de patrones y paradigmas debemos hacerlo nosotros mismos, respetar a las personas que piensan diferente a nosotros, que actúan diferente y respetar las diferentes manifestaciones culturales y sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba