Reinventarse o quebrar: el comercio en la nueva normalidad

office, startup, business-594132.jpg

Para nadie es un secreto que la pandemia por COVID-19 ha transformado al mundo entero, hoy en día las personas no solo tienen que ocuparse de cuidar su salud y la de su familia, sino que también deben enfrentarse al nuevo mundo digital, un mundo que a los colombianos les tocó tragar entero. Pero ¿por qué? Sabemos que la pandemia representa una amenaza tenaz para la economía colombiana, ya que ha afectado a las pequeñas y medianas empresas que representan el 67% del empleo y el 37% de la producción nacional. Estos negocios en su mayoría han sido administrados de forma tradicional, pero debido al COVID-19 la relación entre cliente-vendedor se ha transformado y las antiguas estrategias comerciales y de comunicación no están funcionando de manera eficiente.

En este punto es donde aparece el e-commerce con un gran impulso en el país y aunque este ya existía desde la época de los 90 ‘s, a muchos colombianos les llegó como anillo al dedo, pero para otros fue más como un balde de agua fría.

La incertidumbre de muchos colombianos llegó a ser la misma ¿cómo mantener sus negocios, sin locales y sin clientela presencial? para muchos migrar sus tiendas al mundo online fue la salvación de sus negocios y no solo eso, representó el crecimiento potencial de los mismos, ya que una de las más grandes ventajas del e- Commerce es que es un mundo libre de barreras como la distancia y el tiempo, por lo cual el alcance de consumidores es mucho mayor.

Cada vez son más comunes los comentarios negativos de los jóvenes a la sociedad colombiana, críticas a la poca visión de progreso y modernización, pero son contadas las veces que nos ponemos a analizar el trasfondo de la situación, estamos en un país con un desarrollo sosegado por los diferentes conflictos que han acontecido en nuestra historia, por lo cual, la ideología conservadora y tradicional se hace presente aún en el siglo XXI. El actuar con este pensamiento ha hecho que el desarrollo tanto social, económico y científico-tecnológico se vea atrasado, por lo tanto, las nuevas ideas de progreso e innovación son rechazadas por la misma sociedad que prefiere continuar con los procesos antiguos que les brindan mayor seguridad, pero que en la actualidad realmente no son tan efectivos.

Sin embargo, la emergencia sanitaria ha hecho que los comerciantes se encuentren entre la espada y la pared, reinventarse o quebrar, así a palo seco suena un poco fuerte y hasta crudo, es innegable que es un proceso difícil para una sociedad tradicionalista, más aún cuando la decisión se debe tomar casi de inmediato. Por otro lado, si lo vemos con una perspectiva más positiva encontramos que este nuevo mundo comercial tiene más beneficios que el tradicional, beneficios que, aunque ayudan de gran manera al crecimiento de los negocios también requiere un sacrificio que es el cambio de paradigma o una nueva alfabetización que se sale de nuestra agradable zona de confort. 

Desde mi punto de vista, el mayor temor de los comerciantes colombianos es reinventarse, tener ese cambio de paradigma, salir de las zonas seguras donde han estado por años y como la gran cereza del pastel, está el reto de aprender una nueva estrategia de comunicación comercial. Aun así no significa que se vaya a descartar en su totalidad los medios tradicionales, al final siguen siendo necesarios de una u otra manera para el correcto ambiente comercial, por lo que la nueva opción de comercio mixto ya está aquí, y adaptarse implica cambios, ¡no hay de otra!, pero estos cambios también pueden ser benéficos a mediano plazo, así que lo mejor es aprovecharlos. Seamos conscientes de que, como profesionales, emprendedores, grandes empresarios o estudiantes, no podemos quedarnos para siempre con lo que aprendimos en el colegio o por herencia en nuestros hogares, debemos informarnos, educarnos, reinventarnos según pase el tiempo y así potenciar todas nuestras metas.

Por: Laurel García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba