Ramiro León Zapata Abadía

Ramiro León Zapata Abadía, el mayor de siete hermanos de una familia tradicional de la ciudad de Medellín Antioquia, Colombia. Hijo de Jesús María Zapata Echavarría contador público y de María Delia Abadía Salazar ama de casa. Mis hermanos la mayoría con capacidades artísticas innegables: Rocío, Fernando (fallecido), Armando, Ricardo (fallecido), Elizabeth y Eduardo Zapata Abadía.

Padre de familia de dos hijas y abuelo de una nieta y tres nietos que me reconocen, según ellos, como valiente, terco, divertido, inteligente y cálido. En mi lucha constante y anhelo de construir un país mejor, trabajo más horas al día de las que debería, pero siempre lo hago con convicción, proyección social y respeto por el otro. Valoro por igual los aportes a favor y en contra de mis ideales o proyectos, los primeros me impulsan al tener pares en el proceso de construcción vinculando a todos los que quieran y se interesen por el tema, los segundos aportan la otra mirada igualmente importante sobre la cual se deben buscar consensos y partir de ellos para la construcción social, enriqueciendo así cada uno de los procesos emprendidos. Estudié sociología en la Universidad Cooperativa de Colombia sede Bogotá. Con más de cuatro décadas de experiencia en la acción social, política y cultural (temas que me apasionan), egresado de la Escuela de Planeación para el Desarrollo y la Participación Comunitaria, Pontificia Universidad Javeriana-Foro Centro 1996.

Movido constantemente por la búsqueda de mecanismos para la defensa de derechos humanos, sociales y culturales, trabajo en el diseño de procesos de impulso social a partir de la Noviolencia y la Cultura de Paz, la educación y las pedagogías para la paz, la reconciliación y la interacción armónica y respetuosa con el ambiente y todos los seres vivos de nuestra naturaleza. Motivador, gestor y emprendedor social cultural y comunitario.

Gracias a mis estudios en formación política, desarrollo humano y comunitario, programación estratégica y liderazgo al igual que en economía solidaria; me he permitido el acompañamiento a organizaciones y empresas comunitarias, asesorar a campañas, movimientos sociales, candidatos a la política y políticos en ejercicio, y apoyar la construcción de agendas legislativas.

Fui Asesor Parlamentario Cámara de Representantes 2002 – 2010. Asesor en temas de cultura, Noviolencia y paz, D.D.H.H. y convivencia ciudadana del Representante Venus Albeiro Silva. Fui impulsor de la consolidación en su momento, del Partido comunitario opción 7 y Fundador del Movimiento Social por la Noviolencia y la Cultura de Paz.

Como Director general de la Corporación Equipo de Paz desde 1.997, cumplimos 25 años en el 2022, he realizado festivales artísticos y culturales locales, nacionales e internacionales. Y he dirigido procesos de Noviolencia y Cultura de Paz, Paz Urbana, Reconciliación, Fortalecimiento de la Justicia Comunitaria y la Cultura de Paz, Grupos Forjadores de Paz y Emprendimiento Juvenil Cultural, Recuperación de la Memoria Histórica y Resignificación de los Lugares de Memoria, Casa de la Cultura: “Un tejido a muchas manos”, Fortalecimiento y garantía de los Derechos Humanos, Festival de las Artes – Cultura Viva Comunitaria, Noviolencia Ambiental, Festival Nacional e Internacional por la Paz, la Vida y la Democracia. Participamos en la “Semana por la Paz” en la localidad Rafael Uribe Uribe y otras localidades durante muchos años. Todo esto anterior en Bogotá y el Festival Nacional e Internacional por la Paz y la Noviolencia en San Carlos Antioquia y Encuentros de Escucha con comunidades de Copacabana Antioquia.

Mis familiares, amigos y conocidos, me describen como un poeta, bohemio y loco, amante del teatro, la poesía, la narración oral y la buena música. Entre mis gustos musicales está el tango, música clásica, la Oreja de Van Gogh, Javier Solís, Silvio Rodríguez, John Lenon entre otros autores que su música sea poesía. Escuchar y leer a Eduardo Galeano en su prosa de construcción de pensamiento y conciencia humanística. Soy empecinado en mis sueños por lo que soy bastante terco y persistente a morir, no la voy con él “no se puede”: “cuando hay voluntad, todo es posible”.

Gran admirador de la vida y obra de Mahatma Gandhi: “la violencia es el miedo a los ideales de los demás”, quien inspiró muchos de mis escritos y artículos periodísticos alternativos. Otro personaje que resalto por su aporte a la poesía, al teatro y a la vida, ya que para mí la vida es una obra teatral, la mayoría de las veces mal interpretada y pocas veces bien dirigida, es el dramaturgo y poeta Alemán Bertold Brecht, para quien: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles” y por último el escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez por su realismo mágico: porque lo único real que existe, son nuestros sueños.

Director de la Revista “AHIMSA”: Comunicación Alternativa para la Paz y la Noviolencia, columnista de varias publicaciones alternativas y comunitarias, fui integrante de la Mesa de Comunicación Alternativa y Comunitaria de la localidad Rafael Uribe Uribe en Bogotá D.C. Lo de lo que si estoy seguro es que la vida es un viaje y entre más estaciones conozcas, más tienes que contar, escuchar y a quien seducir con tu manera de ser. Casi todo lo que me he propuesto lo he conseguido, la vida ha sido grata conmigo; las ingratas son algunas personas.

La vida sigue y hay que fluir hacia nuevas iniciativas. Tengo una deuda conmigo y mi tierra natal de trabajo artístico, cultural, comunitario, Noviolencia y Cultura de Paz y por eso me he radicado en este territorio de nuevo, aunque llevo más de nueve años interactuando en San Carlos con comunidades rurales, he empezado un trabajo con compañeros de toda una vida, parceros artísticos y culturales, líderes y lideresas en comunas y territorios en Medellín, el área Metropolitana y otros municipios aledaños. No quiere decir esto que olvide mi trabajo en la capital y otras ciudades. Con la Corporación seguiremos nuestra ruta y nos dedicaremos mucho a nuestro proyecto ambiental institucional: Noviolencia Ambiental. Lograr tener de nuevo una sede teatral, un espacio de encuentro socio-cultural no se sale de mi mente. Para adelante como el río.

Ramiro, ¿Cómo pueden los líderes sociales y ambientales de los territorios, blindar sus voces para que los enemigos de la paz y la democracia no los silencien?, ¿Qué roles podrían los artistas, medios de comunicación e instituciones públicas en este escenario?

Adentrándome al otro tema que me llama y preocupa: la coyuntura política en Colombia, agitada y dictatorial y en lo global con la intensión de coartar nuestra libertad de decidir qué queremos hacer con nuestro cuerpo, nuestra salud, nuestra vida nos lleva a todos los líderes y lideresas consecuentes a hablar un nuevo idioma, a buscar unas nuevas narrativas para protegernos de la andanada de muertes, desapariciones y judicializaciones en nuestra protesta.

El cambio definitivamente tiene que ser cultural, promover un pensamiento desde el arte y la cultura y, es por eso, que al unísono debemos hacer teatro, danza, música, poesía, literatura donde nos m a n i fe s te m o s como lo hemos hecho desde s i e m p r e , protagonistas de nuestra propia historia, nadie nos la puede contar, tenemos que protagonizarla. Necesitamos hacer una sola causa con la cátedra, los medios alternativos y comunitarios de comunicación, las redes sociales, con el “voz a voz” para que la institucionalidad reaccione. Los integrantes de los cuerpos de “inseguridad” y grupos represivos son también nuestros muchachos, campesinos, de barriadas, que tenemos que convencer que no somos enemigos, que así pensemos diferente somos toda la masa de un país y un mundo en peligro y que la pelea no es con nosotros.

Dentro de los siete valores de la navidad propuestos por Libresta (humildad, gratitud, generosidad, solidaridad, perdón, reconciliación y renacimiento), ¿Cuáles consideras que son los principios que más aportan a la integralidad de las diferentes comunidades, ya sea a nivel de raza, credo, culto, pensamiento o preferencia sexual?, ¿Cómo insertar y sostener estos valores en el tejido social?

Complemento mi respuesta anterior con ésta. La reconciliación en nuestro país es la tarea más urgente, nos han puesto a pelear entre nosotros; se han inventado partidos políticos, colores, banderas que enarbolan unas clases que son minorías. Ya se idearon otra clasificación: los vacunados y los no vacunados. Como borregos nos llevan al matadero. Una reconciliación generosa y solidaria nos debe llevar a ser un solo bando, reconstruir ese tejido social que han roto para poder dominarnos a base de miedo y bota.

¿Qué consideras que hace falta -o que está impulsando negativamente- en la institucionalidad, en la academia y en las escuelas de formación artística y deportiva, que está derivando en sociedades cada vez más fragmentadas y polarizadas?

Tenemos un solo planeta, además, que debemos recuperar. El mercantilismo nos ha llevado a producir, producir sin ningún recato. No importa lo que se destruya en nombre de un progreso que es destructivo, insensible. Si no tomamos un nuevo rumbo, si los líderes nos seguimos dejando cooptar por el sistema corrupto, si la universidad, las escuelas de arte, los científicos, no despiertan y salen a la calle, a las Juntas de Acción Comunal, a los conglomerados de cemento, a las veredas, a los territorios, no llegará nunca la voz que abra conciencias que nuestras comunidades necesitan. Nunca un dormido despertara otro dormido.

Las generaciones de este momento nos pueden reclamar por lo que hemos dejado de hacer y por lo que hemos hecho mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba