Patricia Amaya

Soy Patricia Amaya. Boyacense a mucho amor, criada dentro de la tranquilidad del corredor central de Boyacá en una familia de las comúnmente llamadas: Clase media.

Soy administradora industrial con un alto sentido de pertenencia a las culturas bases del campesinado, pues mis abuelas me enseñaron la importancia de recordar siempre las raíces donde se levanta la vida.

He desarrollado pedagogía con propósito en varios grupos de población, recuperadores de residuos, comunidades indígenas, desplazados por la violencia, personas reincorporadas a la sociedad civil en las cuales, si bien son actividades diferentes, las unen realidades similares.

Creo en el cambio y busco constantemente el equilibrio exacto entre idealismo, humanismo y realismo.

Para mí cocinar es uno de los mayores placeres de la vida, pues en los sabores demuestras tus ánimos y es casi un ejercicio de autorregulación que hago para volver a un estado tranquilo.

Soy feliz ayudando a entrelazar los caminos de las personas que siento se pueden complementar en actividades del diario vivir y es muy bonito ver los nuevos caminos que forman estos tejidos.

Me gusta la fotografía de momentos diarios, él chico que va desapercibido cantando, la pareja que está charlando, el perro que solo mira a su compañía y él ni se da cuenta.

Puedo decir que soy feliz dejando huella sin pisar a nadie.

Patricia, desde tu visión como administradora industrial, ¿Cuáles consideras que son los 3 factores principales que han acelerado el cambio climático y el deshielo polar en el planeta y cómo remediarlo?

El proceso general de evolución de la tierra y todos sus ecosistemas es un hecho, la historia nos habla del Big Bang, de la evolución de las especies y otras tantas, también es un hecho el que, cuando apareció el hombre, el ecosistema comenzó a sufrir un desequilibrio que ha llegado a un punto de no retorno, por tanto si tú me preguntas por tres factores, para mí todos se resumen a uno solo: EL HOMBRE y de ahí mil actos que estaba acabando con el mundo de los cuales te enumero tres: Mal control en el proceso de manejo de residuos sólidos, alterar cursos hídricos, alterar procesos químicos de los tiempos naturales de la agricultura.

Y precisamente esta descompensación que ha generado el hombre, lleva a alteración en procesos básicos de de rotación y traslación, los cuales nos han traído como una de sus principales el deshielo y lastimosamente no creo que tengamos un punto de retorno, más si que podemos actuar para mitigar los daños ocasionados con actos sencillos como prácticas de reciclaje y reutilización por ejemplo.

Las consecuencias del deshielo polar pronto nos alcanzará a todos, trayendo consigo desastres naturales, cambios estacionales y tanto ciudades como economías se verán sumergidas. ¿Qué y cómo podrías aportar desde tus talentos y/o tu oficio para desacelerar dicho deshielo?

Pedagogía con propósito. Instrucciones basadas en el ejemplo. Constancia en el desarrollo de buenas prácticas con el ambiente.

Libresta ha propuesto siete grandes virtudes para esta época de festividades: Humildad, gratitud, generosidad, solidaridad, perdón, reconciliación y renacimiento ¿Cuál es el valor que más importa según tu concepto?, ¿Consideras que estas virtudes podrían y deberían trasladarse a todas las prácticas industriales?, ¿Sería esto utópico o es posible y además, necesario para la sustentabilidad de la raza humana en la tierra?

Creo que la gratitud es la virtud de virtual, como dicen los abuelos: “En lo poco, lo mucho” y cuando eres agradecido con la vida porque con lo bueno disfrutas y con lo malo aprendes, abres el camino a que las demás virtudes lleguen por si solas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba