Luis Antonio Gonzales

Luis Antonio Gonzales Silva, poeta, editor y arquitecto, nació el 21 de junio de 1983 en Tlapa de Comonfort, Guerrero; actualmente estudia la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM. Es promotor juvenil en el programa federal de Cultura Comunitaria: Semilleros Creativos en el municipio de Othón P. Blanco, desde julio 2019 hasta la fecha. 

Profesor de escritura creativa de manera independiente y fue profesor del taller de escritura Cazando Musas (2017 y 2018) por parte del Instituto de Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA). 

Algunos de sus poemas han ganado premios, como lo es “Tres: un poema” (XV Concurso de cuento, poesía e historieta, UAM). 

Coordinador General de Plumas Negras Editorial. Director del Colectivo Cazando Musas. Además, el periódico “Por Esto!” (Chetumal, Quintana Roo) ha publicado algunos de sus poemas y sus relatos en la sección CulturArte y en páginas literarias y secciones culturales en medios digitales como la revistas “Colibrí Magenta” y la Polaca ZINE en 2019. 

Fundador del ensamble musical poético Le Chat Noir, junto al guitarrista clásico Martín Marín (Qroo), proyecto para fomentar y acercar la poesía a las personas. Desde el 2016 a la fecha. Promotor juvenil en el programa federal de Cultura Comunitaria: Semilleros Creativos en el municipio de Othón P. Blanco, junto al docente tallerista José Antonio López Chulim, desde julio 2019 hasta la fecha.

Invitado a festivales internacionales como el Festival Mahahual Cruzando Fronteras 2016, Festival de Cultura del Caribe 2017 (FECUCA) dentro su Jornada Literaria, y el FIP Palabra en el Mundo, Festival Internacional de Poesía, sede a distancia en Cancún., Quintana Roo (2020) 

Colabora con el Consejo Nacional de Artistas de Vanguardia (CDMX); consejero en el Foro Multicultural A.C. (Cancún, Qroo) y con diferentes institutos gubernamentales para la asistencia a la juventud. 

“Cuervo negro, acomodador de letras y escribidor voluntarioso; cazador de tormentas eléctricas, coleccionista de relámpagos; agente cultural y amante del café.” – poetaetcorvus

Poemas del libro FUGA PARA DOS, BREVE HISTORIA DE UN ADIÓS

PLUMAS NEGRAS EDITORIAL

ME SUCEDES

Me sucedes,
pensarte, mensajes,
me sucedes.

Me sucedes ahora,
allá, acá también,
distantemente aquí,
sí, me sucedes.

Me sucedes en la noche,
debajo de mi lengua
durante el día,
dentro de mi piel.

Me sucedes en palabras,
en versos, en murmullos,
nadarnos en encuentros;
a momentos, todo el tiempo.

Me sucedes ayer, hoy,
en el abismo de ti
donde decidí caer
y saberme en el encanto
de tu mirada de tormenta…

Me sucedes más tiempo
del que puedo darme cuenta.

RELOJES Y ESPEJOS

Descubro mi existencia
al penetrar mi mano
en el acendrado oleaje
de los manantiales de tu cuerpo;

se arremolinan aguas
de palabras entrecortadas,
navegarte en mil caricias,
viaje con rumbo, con destino
al origen de nuestros sueños;

sumerjo mi mano en tu pecho,
palpo tu corazón que arde
y enciende mis ojos;

tu vientre despierta,
brotan luciérnagas, espasmos de
fuego,
santuario donde nuestros secretos
se hacen amor entre sutiles caricias;

somos esperanza,
también puentes y destino…
último océano, único refugio
contra la vida diaria, las máscaras,
rebeldía contra todos los relojes
y todos los espejos.

CARAMELO OCULTO
#SoyMaríaMulata

Despertar el perfume de tus caricias,
transitarte, perderme…
viento sobre la seda de tu piel;

una sonrisa lucífera,
caramelo oculto, prohibido,
nos convoca, nos invoca,
al reino de las mil sombras
debajo de las sábanas;

nuestros cuerpos son arena,
se diluyen en las mareas de la noche
y la complicidad de los besos
que llegan, destellan y se van,
vuelan sobre la alcoba
y la luna se desnuda con nosotros.

Florecen aromas,
sentimos caricias de sabores,
miradas dulces y perversas,
palabras mojadas,
caricias que nos atan
consumando cada encuentro…

encuentro estrellas danzando
sobre tu cuerpo,
reclamo cada lunar a besos,

libero tu nombre,
se me derrama el vino de ti
de la comisura de los labios
y nos amanece el amor,
lo sentimos latir, vibrar, ¡estallar!

Rezar sobre tu cuerpo,
muy quedito, despacio,
dibujando versos rojos,
extasiados, enloquecidos.

Nos morimos
en un beso entrecortado
de mil espasmos
y renacemos mil veces,
nos hacemos carne del amor
y nos bebemos, dulce, salvajemente…

hasta que la noche
se haya destilado
de nuestra última plegaria
y el amor nos haya hecho
a su imagen y semejanza.

Luis Antonio Gonzales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba