Hablar de arte y de cultura en Colombia es un atrevimiento

incense, indian, aromatic-1961430.jpg

Re-pensándonos la arquitectura en tiempos de crisis.

“Refugios para el alma”.

“La arquitectura significativa hace que tengamos una experiencia de nosotros mismos como seres corporales y espirituales. De hecho, es la gran función de todo arte significativo”

Juhani Pallasma.

Dayana Giraldo, artista, arquitecta nómada y un ser humano que coexiste transitoriamente entre el cielo y la tierra, en busca de experimentar con la creación de refugios, domos geodésicos y espacios alternativos que se integren con la naturaleza, potencialicen la creatividad y expandan nuestras conexiones espirituales, a través de la geometría sagrada (lenguaje de la naturaleza) y el arte, aplicado en la bioconstrucción.

Su reflexión para estos días de cuarentena los plasma en las líneas de este artículo, dedicado a expresar su pasión por los espacios.

En estos tiempos de confinamiento, me he sumergido en un mundo de introspección y muchas preguntas han venido a mi mente, acerca del sentido de habitar un lugar.

— ¿Qué es lo que realmente quiere nacer ahora en estos tiempos, tras esta situación mundial?

— ¿Qué es lo que debemos repensarnos?

— ¿Qué está sucediendo con los espacios donde habitamos?

— ¿Por qué nos cuesta tanto permanecer en casa?

— ¿Es nuestro hogar un lugar en el que sintamos paz y armonía?

Pues bien… Probablemente en ningún caso de nuestro contexto, las viviendas se han diseñado para ser habitadas en tiempos de aislamiento obligatorio; En la academia nos enseñan que debemos implementar diferentes determinantes en nuestros diseños como la ubicación, el clima, el sol, los vientos, la topografía, la normativa, el presupuesto, los acabados, entre otros conceptos que nos van redefiniendo un diseño puntual a partir de lo físico y tangible de un lugar.

—Pero ¿dónde quedan todos los factores intangibles, que nos está evocando dicha construcción a la hora de ser habitada y cómo nos está afectando física y emocionalmente al tener que permanecer allí por largos periodos de tiempo involuntariamente?

—Realmente ¿se están diseñando y construyendo hábitat para que las personas sean felices allí?

Deberíamos repensarnos el oficio y mutar de una arquitectura ocular, que nos presta un servicio puramente material de resguardo, abrigo y protección que por instinto busca el hombre; a Dayana Giraldo Arquitecta – Colombia Sígueme en: BioArquitectura-Experimental @bioarquitecturaexperimental @ladelosdomos Interludio 40 una arquitectura que nos eleve espiritual y emocionalmente, donde nuestras viviendas evoquen ese lugar sutil y sagrado para el alma, que conmueva con su belleza exterior e interior, relacionando esta última con la idea de algo mágico, inspirador, sereno, intimo, así como también nos permita transitar por el silencio, la nostalgia y la soledad contemplativa, que nos brinde la oportunidad para el autoaislamiento, nos ofrezca momentos de reflexión y meditación, en los que podamos expandir nuestra creatividad y conectarnos con lo más profundo de nosotros mismos; también que se contemplen espacios que estimulen nuestro desarrollo personal, familiar y comunitario; se propicie el bienestar, la salud, el juego, el ocio, la diversión, el autocultivo, la economía alternativa y se integren energías renovables y autosostenibles que minimicen el impacto ambiental.

Es así como podríamos llegar a generar espacios que contemplen una energía de paz, prosperidad, confort y libertad al que deseemos regresar cada día, para crear, compartir, descansar y desconectarnos del caos exterior.

Como decía Mathias Goeritz: “El arte en general y también la arquitectura es un reflejo del estado espiritual del hombre en su tiempo”.

El porvenir de la arquitectura cada vez más se redirecciona a crear entornos vivos que cooperen con las fuerzas del mundo natural, pues es de ellas que en principio provenimos, por lo tanto, deberíamos evitar hábitats antinaturales y crear entornos y refugios, “más humanos, más verdes y más consientes” que resignifiquen nuestro sentido de habitar en el planeta tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba