Fidel Cristóbal

Soy tatuador y un enorme fanático del dibujo, de viajar y descubrir; alguien fascinado con aprender y crecer más día tras día. También soy un apasionado con todo lo relaciona – do a inversiones y mercados. Soy oriundo de Celaya, Guanajuato – México.

Más que talentos creo en el gusto y la pasión hacia ciertas áreas. Desde muy niño siempre me gustó dibujar, ya que era algo que realizaba y me entretenía fácil mente; me gusta mucho el dibujo realista, pero también crear corriente personajes y realidades no existentes, y últimamente me he ido sobre temas prehispánicos pues me he sentido muy atraído hacia las culturas latinoamericanas; en tatuaje, empero, trabajo realismo. Antes de dedicarme al tatuaje trabajé 7 años en la joyería, un arte que conservo adentro siempre, y ahora lo estoy retomando nuevamente. Podría decir que mi talento es Ser incansable, y que siempre doy mi 100% en lo que hago.

Estudié hasta la preparatoria, pero mi día a día era dibujar en los tiempos libres, y al mismo tiempo trabajar en la joyería junto con mi hermano. Me agradaba demasiado aprender artes plásticas y psicología, pero al final decidí apostarlo todo por tatuar. Todo lo que hago actualmente ha sido un aprendizaje empírico con mucha disciplina y grandes resultados.

Poco a poco todo se fue dando. El dibujo me ayudó completamente en el tatuaje, pues es la base principal. Es como llevar toda la vida dibujando solamente a lápiz y cambias a óleos; técnicamente es otro mundo, pero teóricamente todo aplica igual: teoría de color, contrastes, solo que aquí trabajamos con la piel, y es un lienzo vivo que cambia de persona a persona. Otra manera en que el dibujo me ayuda es en la creación de ideas en la joyería.

Antes se consideraba que los tatuadores y los tatuados eran personas negativas, oscuras y raras, pero ahora el tatuaje es considerado un Arte, incluso. ¿Qué opinas de ello?

Veo maravillado que conforme pasan los años las personas ven que el tatuaje no era algo malo, al contrario, con él se podían expresar creencias y sentimientos, metas o sueños; poco a poco artistas, deportistas y hasta actores empezaron a tatuar, y fueron quitando ese estigma hacia las personas tatuadas. Otro papel importante lo jugaron sus creadores: los tatuadores, quienes en otra generación demostraron cuánto se puede crear, hacer, contar a través de este arte, y fueron parte fundamental para todos nosotros, los nuevos o no tan nuevos “Artistas de la piel”. Actualmente las connotaciones negativas del tatuaje están más arraigadas en el extremismo que en la realidad.

¿A qué le temes?

Le temo al olvido, a no trascender, y a dejar que se me pase la vida sin lograr dejar huella, eso es algo que me aterra; no le temo a la muerte sino al morir en vano. Veo la muerte como un descanso, no penas, no tristezas, un confort.

Vida & Muerte: Armonía.

El tatuaje de pecho y cuello representa un poco mis creencias acerca de la vida y la muerte; la primera es un sube y baja de emociones que se entrelazan hasta el punto de la sublimación. Los cuernos en el cráneo representan la parte animal de todos nosotros, nuestros instintos más arraigados, por eso los utilizo mucho en dibujos; detrás de éste florece un cerezo, y un colibrí se alimenta del mismo. De la muerte viene la vida, es un círculo, es el ciclo natural, cuando ocurre en equilibrio.

Mictlantecutli.

El dibujo de mi deidad prehispánica favorita, y de la cultura mexicana: Mictlantecutli, donde los guerreros buscaban el descanso eterno al llegar con él y su esposa Mictecacihuatl, quienes se encontraban en el Mictlan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba