El Concepto de Derechos Humano

 Toni Navarro

El concepto de derechos humanos ha sido creado y ha ido naciendo en diferentes territorios y culturas, pero desde luego no nació en la revolución francesa, ni fue fundado por la burguesía emergente para proteger la propiedad, ni nació en el consejo de seguridad de la ONU.  Uno de los primeros escritos que hace referencia a este concepto nació en África, es la constitución del imperio de Malí (1235-1670) la Carta del Mandén o Kurukan Fuga.

Las reglas constitucionales básicas en las que se fundó el Imperio, con la intención de evitar la guerra y garantizar una convivencia armoniosa, El Kurukan Fuga se dirige a «las doce partes del mundo»​ y tiene, una vocación de universalidad, donde contiene siete estrofas con los siguientes encabezados:

«Toda vida es una vida»

«El daño requiere reparación»

«Practica la ayuda mutua»

«Cuida del territorio»

«Elimina la servidumbre y el hambre»

«Que cesen los tormentos de la guerra»

«Cada quien es libre de decir, de hacer y de ver».

Determinó derechos uniformes para todos los ciudadanos, incluyendo las mujeres y los esclavos, algo sin comparación en otras partes de África y sin duda del resto del mundo, es únicamente africana, no pide prestado de ningún documento existente en su época. Hoy África cuenta con La Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, también conocida como la Carta de Banjul, una carta regional únicamente africana, fundacional de la Unión Africana. 

Otro origen destacado se inscribe dentro del contexto más amplio del Siglo de Oro español, en el que no solamente hubo una eclosión de las artes en Salamanca, donde floreció la escuela literaria salmantina, sino también de las ciencias, que se manifiesta especialmente en esta Escuela; la Escuela de Salamanca reformuló el concepto de Derecho natural, este surge de la misma naturaleza y todo aquello que exista según el orden natural comparte este derecho. La conclusión obvia es que, si todos los hombres comparten la misma naturaleza, también comparten los mismos derechos como el de la dignidad, la igualdad o la libertad. 

Aunque la doctrina jurídica de la Escuela de Salamanca significó el fin de los conceptos medievales del derecho, con la primera gran reivindicación de la libertad, inusitada para la Europa de la época, tanto el oscurantismo español junto con las naciones protestantes (que son mayoría entre las que han escrito la ciencia a partir del siglo XVIII) no debían de sentirse cómodas reconociendo a unos teólogos que fueron punteros y por eso todo esto justamente ha sido borrado de la historia.

Bartolomé de las Casas nombraba el derecho natural, para asegurar que todo imperialismo es injusto y que toda conquista agresiva es ilícita. Decía literalmente que la libertad individual es un derecho concebido y un atributo esencial del ser humano, porque aseguraba que por ley natural todos los hombres son libres, los derechos naturales del ser humano pasaron a ser, el centro de atención, tanto los relativos al cuerpo (derecho a la vida, a la propiedad) como al espíritu (derecho a la libertad de pensamiento, a la dignidad humana).

Perfectamente sus 500 páginas entregadas en su enfrentamiento narrativo con Ginés de Sepúlveda, que era partidario del imperialismo y de la conquista agresiva, que finalmente fue la posición dominante, puede ser considerada la primera declaración de Derechos Humanos de la historia y del derecho internacional que nació en Valladolid en el Siglo XVI.

Ciertos pueblos ancestrales de las naciones americanas, también tenían una idea denominada vitalista, donde la dignidad, la libertad y la relación con el territorio ambos, son parte de la misma estructura.

Se trata de dos conceptos de lo humano y del concepto de territorio que nunca se han conciliado: porque vienen de dos culturas distintas en la existencia de un conjunto de derechos universales, anteriores, superiores e independientes al derecho escrito, al derecho positivo y a la ley que constata un hecho incuestionable: El legislador puede hacer leyes extremadamente injustas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba