Diego Emanuel Albretch

Mi nombre es Diego Emanuel Albretch. Nací en el pueblo de Guatache, provincia de la Pampa en Argentina, crecí en el seno de una familia chacalera, mis padres son habitantes de los campos argentinos y yo como ellos, heredé su cultura del trabajo, la dignidad y el respeto por la tierra. Desde muy pequeño junto con mi hermana Natalia recorríamos los montes y lagunas en afán de descubrir lo que la naturaleza ofrece a los ojos curiosos, así aprendí todos los secretos del monte, del ambiente natural que nos acobijo siempre, aprendiendo a protegerlo y amarlo, a obtener de la tierra lo que se necesita para vivir, todo con mucho respeto.

Descubrí que me gustaba escribir y siempre me encanto la lectura, todo lo que caía en mis manos lo leía, quería ser como los palladores y poetas que yo conocí en mi pueblo, ellos que le cantaban a la tierra, que exponían, denunciaban, que narraban historias, eso me impresionaba y conmovía. Mis primeros rudimentos en poesía siempre en cuarteta, se los hacia llegar a ellos y estos me alentaban y guiaban: don Guillermo y don Erse fueron mis referentes, esa se volvió mi intención de ser como ellos, andar el camino que elegia y amaba; mientras tanto trabajaba en los campos siendo guía vaquiano en el museo Endográfico, justamente en el equipo de arqueólogos de la doctora Mónica Beatriz Verón, se podría decir que descubría la historia y dándome a conocer en el medio mas oportunamente se puso en mi camino la radio.

En este sistema de comunicación ya había participado desde los 5 años cantando ¡Mi primera vez en un estudio de radio! Luego a mis 13 años me presente nuevamente cantando en un estudio. A los 14 años comienza mi problema en la vista (Retinosis Pigmentaria) lo que me llevo a perder la posibilidad de leer totalmente a los 21 años, fue como si me sacaran el corazón junto a los libros, leer era lo que mas me gustaba hacer, leía a todo momento, siempre llevaba conmigo un librito a todas partes.

Nada se puede hacer solo, si hay algo que debo decir al respecto es que formé mis ideas y pulí mis talentos en la tierra que me vio crecer, con mi familia rural, los campos, alambradas, montes y mis amigos incondicionales: Caballos y perros, de ellos aprendí mucho. Creo que uno se va formando en esa estructura y lo expresa como más fácil puede, o donde mejor puede demostrar todo lo que siente y considera importante, yo por ejemplo considero importante a mi pequeña hija, mi familia y toda esa inmensa ayuda que me han dado mis amigos para que alguien ciego como yo, pudiera trabajar de madrugada y estudiar de noche, siendo esta mi buena lucha: Trabajar y estudiar siempre. Esta ha sido mi forma de tallar mi autonomía, de echarme la cruz al hombro, de asumir mi problema que no fue nada fácil ya que al no poder leer, solo podía estudiar con audios y para ello conté con la ayuda del doctor Alfredo Valverde Pérez, de mi gran amiga Ana Calione, de Mariano Merlano y de su familia que me ayudaron a publicar mis primeros versos al corregir los textos que escribía ya que al yo no poder ver, hacia jeroglíficos y ellos corregían la ortografía casi que adivinando las palabras y con su ayuda pude presentar mi libro: Como el agua en mi tierra, un trabajo que no me ha dado más que satisfacciones así apenas este dando sus primeros pasitos, aunque tuve la oportunidad de presentarlo en las escuelas rurales de la Pampa, como también en el programa ‘San Martin, lee’, un libro que pone como manifiesto que es posible dejar el pueblito donde uno nacio, con todo lo doloroso que eso implica, el desarraigo y tener la oportunidad de enriquecerse en las ciudades con conocimientos, conceptos y experiencias para luego volver a la tierra a nutrir el pueblo que nos vio nacer, esa es la intención de mi libro.

Un logro que me llena el corazón es que, a la gente de mi tierra, de mi querencia, es el hecho que les haya gustado mi libro, que se sientan identificados y ese es un orgullo inmenso, también que las personas de la ciudad que han leído el libro también muestran gran dicha y están contentos que en mis humildes escritos aun se conserva esa esencia pura del habitante de la ruralidad, esa forma de expresarme que reconozco, la tenia tan naturalizada que imagine al mundo entero hablar de la misma manera, pero la verdad solo era un dialecto de una región de la patria, una que aún tiene mucha historia por descubrir y divulgar.

La vida me ha dado muchos logros y felicidades, trabajar en lo que me gusta como docente de ciencias sociales de las escuelas 31 y 40 de educación secundaria, de poder tallar la poesía y pulirla para ofrecer lo mejor en cada uno de mis versos, humildemente.

¿Cuáles de tus ídolos has conocido y cuál ha sido el escenario, concurso o plataforma más memorable del que has hecho parte?, ¿Cómo han sido esas experiencias?

Demasiadas sorpresas agradables se me han dado en mi existencia con respecto a vincularse con personas que uno admira realmente, mi labor en radio difusión es en mi programa: Voleando Distancias, AM 1004.10, el cual lleva 21 años consecutivos al aire ( 10 años en la Pampa y 11 años en Buenos Aires) en este tiempo he tenido la oportunidad de conversar y cantar con Saul Eunchun, compartir con el pateador Chuchugnio, de leer poesía junto a don Guillermo Erse quien también con gran orgullo fue quien escribió el prólogo de mi libro, parte he tenido increíbles entrevistas a personajes del folclore uruguayo y argentino, conversar con tantas personas únicas cada domingo es un momento lleno de felicidad.

Cada evento en el camino es importante y me siento premiado con la vida con tan solo poder caminarla y ese es mi éxito mayor: El poder llegar al corazón de la gente a través del programa con la música, las poesías, y ver la luz de una sonrisa expresa en un gesto sonoro, de una palabra cálida, de una buena crítica y esas cosas son las que me llenan el alma y el corazón.

¿Cómo tus acciones y talentos contribuyen a la democracia?

Yo intento que todo se haga conocer desde mi libro, el acervo de una región de la patria, una historia que aun se tiene que contar de esos chacaleros multiétnicos, ese es mi aporte a la democracia donde todos tenemos el deber de escuchar las voces de todas las regiones, tanto como ciudadanos argentinos, como ciudadanos americanos y ciudadanos de todo el mundo. Son más las similitudes que las diferencias que tenemos las personas, nuestras semejanzas van más allá de las culturas y nuestro enfoque debe ser hacia la falta de educación, de una mejor salud disponible para todos, narrar a través de la poesía lo que piensa el agro, los niños y sus aspiraciones en el futuro, a trascender las fronteras con la literatura por un mundo mejor.

Como escritor ¿Qué acciones consideras que deben implementarse en las editoriales, instituciones dedicadas a la promoción de la literatura, para blindar a los escritores esclavizados por su arte como India o Venezuela?

Algo que creo muy importante es tener presente las apreciaciones de la gente de lo que uno puede llegar a hacer para democratizar lo que uno puede llegar a hacer, yo considero que desde el cooperativismo se pueden lograr muchas cosas. Yo como campesino creo que los pueblos nacieron como respuesta ante la necesidad de enfrentar los elementos y la vida, todo en un momento donde la austeridad era igual, por lo que, desde mi humilde posición, opino que para evitar actos tales como los mencionados, el cooperativismo es la respuesta.

¿Qué acciones llevarías a cabo a cabo para unificar y fortalecer los mensajes de cambio de paradigmas sociales, ambientales, político económicos y ambientales, de la mano de la filosofía oriental que promueve el honor?

No sigo al pie de la letra una idea sola, considero que un revolucionario es aquel que estudia y trabaja, lo que más falta es más humanidad en los humanos, entender que ya no tenemos mas opciones que no sea cuidar la tierra, de hecho no podemos tomarnos la atribución de hablar sobre cuidar el planeta en el futuro, debemos dejar de creernos el centro del universo, dejar atrás el antropocentrismo, desmitificarnos sobre la realidad del mundo y volver a las bases del trabajo digno teniendo en paralelo el crecimiento espiritual que provee el estudiar.

Pensamiento es simple, practicar en lo que uno piensa, tener conciencia del lugar donde uno habita y ello va a llevarlo a no estropear su hogar, todo es ponerle lógica, si consumo agua no voy a ensuciarla, si un árbol me da sombra, no voy a cortarlo. Debemos coexistir con la naturaleza más allá de toda ideología y jamás olvidar las raíces de todos y el origen de nuestro sustento. Nos está faltando la cultura de habitar la tierra.

¿Consideras que la digitalización de la información como la cultura y el arte, es el camino para proteger comunidades de artistas en condición de vulnerabilidad? Déjanos tu reflexión.

Considero humildemente que es parte del camino, que es una herramienta importantísima, pero en paralelo es necesario no perder las costumbres tradicionales, de no perder la transmisión verbal entre iguales, de la memotecnia ya que es un complemento ineludible en el hecho de estar creciendo continuamente en la era digital, pero todo sin perder el eje y las tradiciones que nos han hecho llegar hasta aquí, todo dentro del marco aplicable. Pero sin dudas es una herramienta necesaria para el conocimiento de obras y de las personas detrás de estas.

DESDE ADENTRO

La Pampa es aquel profundo y extenso lecho

donde el sol íntima con las alboradas

donde el viento entre harina se desgasta

desgarrado en remolinos y estocadas

es allí donde el cielo y las lagunas

comparten estrellas y bandadas

completando el escenario con la luna

dejando al que observa sin palabras.

MILONGA DEL ACHATAO

Ha nacido esta milonga
En los campos argentinos,
Renegada y matrerona
Porque no encuentra el camino.

Ha nacido petisona
Pa’ cubrirse de los vientos
‘cha que igual sos milonga
A mis crotos argumentos.

No se ensucia con las frases
De ni un alto mandatario
Ella fogonea tupido
Con los que sudan a diario.

¿Qué otra al gaucho le ha queda’o
Que achatarse contra el suelo
Si le han quebrado los gajos
Y le han robado los sueños?

Le han hecho creer a la gente
Con los medios y su infierno
Que el que se defiende es malo,
Que el que piensa no es moderno.

Manteniéndolos al margen
Con cosas de corto vuelo
Más pendiente de su imagen
Que del pasar de un abuelo.

Yo no digo que sean malos
El avance y los progresos
Siempre y cuando que no influyan
En el humano retroceso.

Hoy, a la familia que produce,
—al que es de campo refiero
No aquellos que tienen a su nombre
Leguas y leguas de suelo—
Los tratan de especuladores
Y de ciervos del imperio…
Y no les quedan en las chacras
Más que dos vacas y los perros.

Por eso me he quedado chato

Reflexionando un momento:
Ya no hay que esperar más nada,
Como nos vienen diciendo.

Es cuestión de arremangarse
Y si no, vamos al ejemplo:
Antes que el rancho se caiga
Que lo apuntales correcto.

No soy «chato» porque quiero,
Eso váyanlo sabiendo:
Es que siendo petizón
De los «vientos» me defiendo.

ARRIANDO PENAS

Al costado de la huella
me encontró la tarde,
perdido, entre las sombras
de los chañares.

Mi esperanza zozobra
y me vuelvo loco.
Una niebla constante avanza
y vela mis ojos.

Me confunde la mente
esta incertidumbre,
solo sé que mis sueños
sin luz sucumben.

Tengo claro el camino
dentro de mi alma,
quiero seguirlo a tientas
y si tropiezo, pierdo la calma.

Tendré que arrear mis penas
en la oscuridad
Yo no quiero entregarme
a esta realidad.

Siguiendo las estrellas
apuro el paso,
lucharé cada día
contra mi ocaso.

Penumbra que te empeñas
en cubrir mi vida,
mientras mi sangre fluya
estarás vencida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba