David Rivera

Soy un ilustrador digital Bogotano. Estudié Diseño Industrial en la Universidad Nacional de Colombia y trabajé un tiempo en ese campo ya que, desde muy pequeño y con ayuda de la formación recibida por mi padre quien también es diseñador, aprendí y apliqué rápidamente una amplia variedad de técnicas. Recuerdo estar dibujando todo el tiempo, pintar ha sido como una función vital más, ese interés constante por estudiar y practicar me condujo a querer independizarme en este oficio.

Actualmente me dedico a la ilustración 3d enfocada en publicidad, teniendo la fortuna de trabajar con grandes personas que me han enseñado y apoyado en el desarrollo de diversos proyectos con intención comercial; y quizás con un enfoque artístico propio, he tenido la oportunidad de desarrollar ilustraciones para algunas bandas, festivales musicales y diferentes proyectos artísticos. La mayor parte de mi trabajo lo he abordado desde un interés personal.

Cuestionándome sobre la oscuridad he descubierto que le encuentro interesante desde sus connotaciones conceptuales y simbólicas; permite sostener socialmente todo un discurso de dualidades morales, y aprovechando nuestras reacciones más primitivas de supervivencia se le adjuntan connotaciones más restrictivas y atemorizantes. Ha servido como herramienta del miedo y el escarmiento, como en el caso de la creación de mitos utilitarios. Desde mi experiencia, empero, asumo la oscuridad como un estado de creación, el silencio más ruidoso, un punto de partida donde afrontamos las incertidumbres y exploramos ideas que aún no tienen límites -hasta que llega la luz-, es un vacío dispuesto a la materialización. En la oscuridad le damos forma a nuestros sueños, y depende de nosotros mismos si los tornamos pesadillas.

Mi mayor temor lo representa una pérdida de entidad; el extraviarme en un estado de conciencia delirante que afecte mis facultades creativas y cognoscitivas, un momento en el que ya no cuente con mis propias capacidades para explorar el mundo y recrearlo. La idea es procurar no desperdiciar los sentidos.

Homeosis

Egregores

Tulpa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba